Don Guillermo Wu Chang (Wu Tac Yiu su nombre en cantonés), mi padre, nació en el pueblito de Lung Chang en Cantón, China, el 24 de julio de 1921. Sus padres fueron Jorge Wu y María Chang, quienes se dedicaban a la agricultura. Hacia 1938 cuando la guerra en China era más intensa viaja al Perú junto con su hermano Ernesto, país que mi abuelo había visitado
transitoriamente. Inicialmente trabaja en la bodega de un compatriota en Magdalena, donde aprende el idioma. 

Con un espíritu forjado bajo los principios de que todo es posible con trabajo, dedicación y constancia, además de ayudar a los que lo necesitan sin esperar nada a cambio, o tarda en independizarse y con solo 20 años abre su bodega en l jirón Cangallo, local del que se haría propietario en poco tiempo, así como de un departamento en el segundo piso donde vive. Luego
se traslada a la cuadra 24 de la avenida Petit Thouars y trae de China a su padre y hermanos. Es en 1955 que su padrino le presenta a quien sería su esposa por 52 años: Dora Elena Li Chang. El reconoció en ella a la mujer ideal. Tanto es así que se casan a los tres meses de conocerse. Con ella tiene 10 hijos: Jorge Guillermo, Patricia, Fernando, Irene, Daniel, Andrés, Javier, Mario,
Silvia y Ricardo. Ese mismo año funda “Casa Willy”, comercio orientado a la venta de artículos de bebes, muebles y bicicletas, y luego, en años posteriores, llega a ser importador y distribuidor de importantes marcas. 

Miembro activo de la colonia china y del Colegio Juan XXIII, apoya vivamente a monseñor Orazio Ferruccio durante varios años y alienta a muchos paisanos a colaborar y matricular a sus hijos en el colegio para que reciban educación cristiana. Allí estudiarán sus 10 hijos y varios de sus nietos. Con gran entusiasmo participa en toda actividad que beneficie a esta institución, la ve crecer y consolidarse, lo cual lo llena de orgullo. Para  él, el colegio es su segundo hogar.

En la colonia participa activamente, tanto en la Asociación Lung Sing Sea, de la cual llega a ser presidente durante varios años, así como en la Sociedad Central de Beneficencia China, de la que fue tesorero en los años setenta. Es desde estas posiciones que con espíritu solidario apoya a los paisanos que pasan desamparo familiar, problemas económicos o de salud. 

Otros atributos fuero su rectitud, sencillez y humildad. Siempre me enseño a auxiliar según mis posibilidades y que nunca lo hiciera para recibir las gracias, sino por el mismo hecho de ayudar. Por eso se ganó el respeto d los paisanos: todos sabían que él siempre haría lo correcto, aun si
con ellos pudiera enfurecer a alguien.

Estuvo activo casi hasta el final d su vida. Falleció el 29 de noviembre del 2011. Gracias a Dios pudo ver a todos sus hijos y nietos tres meses ates de parir. Le sobreviven sus 10 hijos y 16 nietos, pero vienen más. 

 

 


Apellidos Milenarios

Con ayuda de nuestros lectores, esta sección intentará seguir las huellas de las familias chinas que a mediados del siglo XIX migraron a América y se asentaron en el Perú


Cuéntanos su historia enviándonos las fotos, recuerdos y cualquier documento testimonial que conserve de sus raices familiares a: prensa.integracion@apch.com.pe 

Ayúdanos

Apellidos Milenarios  WU LI

Cultura y Tradición

asociación

peruano

​china