El primer restaurante chino 


Fue inaugurado a finales de 1921, llamado Kuong Tong en la calle Capón, principal calle del barrio chino. Este local estaba muy bien presentado y limpio, tenía una excelente atención e impresionaba por su decoración. Posteriormente aparecieron las pastelerías chinas y para 1927 se abrió el San Joy Lao y otros chifas de calidad. La gente empezó a acudir al barrio chino y para 1930 ya estaba consolidada la costumbre de asistir al barrio chino a comer.


Para 1940 los chifas ya no sólo se encontraban en el barrio chino sino que se abrieron en el centro de Lima, luego en otros distritos de Lima y provincias. La gente quedó encantada con esta comida fusión , especialmente la clase alta que acudía mucho a estos restaurantes chinos. Les encantaban sus salsas agridulces como la de tamarindo y los ingredientes chinos que se usaban como el kion (jengibre), sillao (salsa de soya), y muchos otros, que poco a poco se hicieron de uso común en las casas, y fue así como los sabores orientales se arraigaron en el gusto popular.

Comida China - Vamos al chifa

asociación

peruano

​china

La comida chifa es la comida fusión más popular que existe en el Perú. Es producto de la mezcla de la milenaria comida china con algunos ingredientes peruanos como el pisco y el ají limo entre otros, que como resultado han dado platos únicos como el tallarin saltado, el arroz chaufa, el wantán frito, el lomo saltado,  el cerdo con piña, gallina chijaukay o el aeropuerto  entre otros.


En el Perú se acostumbra a llamar a los restaurantes de comida china también con el nombre de chifa, podemos decir por ejemplo: “vamos al chifa”, o nombrar el tipo de comida: “vamos a comer chifa”.


Origen 

La historia de la comida chifa tiene su origen con la llegada al Perú de los primeros trabajadores chinos en Octubre de 1849. Fueron 70 chinos provenientes de la región de Cantón. Huían de la pobreza y el hambre que exitía en China.A estos trabajadores chinos se los llamaba culíes. Llegaron a trabajar en las haciendas azucareras y algodoneras de la costa, en la construcción de los ferrocarriles, recolección de guano de las islas, y en el servicio doméstico, en donde fueron muy requeridos por sus habilidades culinarias innatas. Sus contratos de trabajo eran de 5 años en condiciones muy duras de semi esclavitud.


Los chinos se unieron a los esclavos negros que ya trabajaban en las haciendas, debido a que la mano de obra de los negros no era suficiente. La llegada de chinos fue en aumento y para 1874 eran 90,000. Fue a partir de 1874 que los chinos llegaron al Perú con mejores condiciones de trabajo debido a acuerdos firmados entre el gobierno chino y peruano.


Los productos chinos los podían adquirir en algunas tiendas que los importaban y eran sucursales de tiendas extranjeras de China y San Francisco en Estados Unidos. Muchos chinos se volvieron independientes y pusieron varios tipos de negocios como bodegas, lavanderías, zapaterías y fondas. En las fondas los chinos pudieron mantener sus costumbres culinarias y atender inicialmente a las personas de bajos recursos.La comida china no era apreciada entre la clase media y alta, se consideraba de bajo nivel y era frecuentada únicamente por gente pobre debido a que era barata y muy agradable.


Fuente: Por César Sifuentes